LA RELIGIÓN NO ES UN FIN EN SÍ MISMO, SINO UN «SIMPLE MEDIO» PARA ALCANZAR LA TRANSFORMACIÓN DE LA CONSCIENCIA HUMANA

Una aproximación desde el comentario de Sangharakshita al «Vimalakirti Nirdesha»

Un encuentro mundial de las religiones
Un encuentro mundial de las religiones

Después de cubrir nuestras necesidades básicas lo que más necesitamos los seres humanos es libertad. Necesitamos libertad de todo lo que nos restringe, tanto externa como internamente; libertad de nuestro falso ego y de nuestros propios condicionamientos. La religión a lo largo de la historia de la humanidad ha sido considerada como una defensora de la libertad del ser humano. Los cristianos al respecto podrían citar el Nuevo Testamento: «Conocerán la verdad y la verdad los hará libres» (Jn 8,32). Del mismo modo para el Budismo la vida espiritual muchas veces se describe como libertad.

Como sabemos somos seres paradójicos, y lo que entendemos por civilización humana, muchas veces está fundada sobre principios totalmente incongruentes con nuestra propia naturaleza. Tal es el caso de la religión, que muchas veces en lugar de ayudarnos a ser libres espiritualmente, contribuye a tenernos esclavizados, e incluso añade más cadenas a nuestra vida.

Sangharakshita
Sangharakshita, (Londres 1925. Fundador de la Orden Budista Occidental)

Sangharakshita, profundo erudito sobre las religiones, expone brevemente cómo a lo largo de su historia en Occidente el Cristianismo rara vez le ha transmitido a sus seguidores la «verdad», que más allá de dogmatismos e ideologías, los hará libres. El Cristianismo, en su forma católica, según K. Wilber, se equivoco al pretender reemplazar la experiencia primordial de Jesucristo y de Dios por creencias acerca de Jesucristo y de Dios (Una Teoría del Todo). Las investigaciones de Ken Wilber, coinciden al respecto con Sangharakshita, pues muestran la necesidad de una religión que vaya más allá de una teología confesional, pues debe tener en cuenta el ser teándrico («Theos/Antropos») del hombre, que no lo subordina a un espectro disciplinario, mitos, o símbolos centrales de un credo particular o tradición “revelada”. El Cristianismo organizado ha obligado a sus gentes a dejar de pensar por sí mismos sobre temas cruciales de la vida humana, y los ha llevado a pensar de un modo que va en detrimento y perjuicio de su propio desarrollo personal. Los ha hecho verse como pecadores angustiados, débiles e incapaces, y los ha inducido a creer que está mal, o que es un pecado que sean independientes y tengan iniciativa.

Nuestro artículo no quiere ser una crítica malintencionada acerca de lo que es o ha dejado de ser el Cristianismo. Nuestro humilde objetivo es aportar una visión seria y sugestiva sobre la religión en Occidente, a través del comentario elaborado por Sangharakshita a un profundo texto del Budismo Mahayana («maha» es “grande” y «yana» es “vehículo”) como es el Vimalakirti Nirdesha (La enseñanza de Vimalakirti). Según Sangharakshita, el Mahayana es una forma de Budismo que no pone límites de ningún tipo al potencial espiritual del individuo. Nuestra aportación no surge de una comparación de las religiones, tratando de precisar cuál es la mejor. El mismo comentador nos refiere que el Vimalakirti es una crítica aguda y perspicaz sobre toda forma de religión, incluso es una autocrítica al Budismo Mahayana, del cual el texto forma parte intrínseca.

Vimalakirti (V o VI a.C)
Vimalakirti (V o VI a.C)

Podríamos preguntarnos ¿por qué la religión, lejos de ser liberadora, se ha convertido en encarceladora? El Vimalakirti responde sagazmente con una breve respuesta: porque la religión se ha vuelto un fin en sí mismo. Todas las formas que adopta la religión (doctrinas, rituales, instituciones, normas) se han vuelto un fin en sí mismo, olvidando que dichas formas sólo son un medio para alcanzar un fin, y que ese fin es el desarrollo espiritual del individuo para ir de la ignorancia a la liberación o salvación, redención, sanación, o cualquier otro sustantivo que cada tradición religiosa use para expresar la transformación de la percepción mundana a la consciencia trascendental del ser humano. Para el Budismo es en términos de «emancipación» como se ha visualizado la meta de la vida espiritual. Emancipación de la avidez, del odio, de la confusión, de todo lo que nos condiciona y nos confina, de todo lo que deforma nuestra creatividad más profunda, de todo lo que nos impide llegar a iluminarnos

¿Qué podemos hacer al respecto? La mayoría de los seres humanos profesa una forma de religión, y cada uno de nosotros debe observar con ecuanimidad si dicha religión o forma religiosa es un medio para nuestra liberación, o por el contrario es un medio que nos esclaviza, y a la vez obstaculiza nuestra búsqueda interior. Necesitamos, según el Vimalakirti Nirdesha, algo que siempre nos recuerde que la religión sólo es un medio para lograr un fin. Debemos estar atentos a todo tipo de forma religiosa que quiera presentarse como un fin en sí mismo. Los grandes místicos de la historia que han querido guiarnos hacia la liberación se han presentado como medios, nunca como fines, es el caso de la vida y obra de Cristo y de la enseñanza del Buda, ambas quieren mostrarnos que somos posibilidad de divinización; que todos podemos ser “hijos de Dios”, y que todos podemos llegar a ser “budas”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s