¿PUEDO REALMENTE LIBERARME DEL MIEDO, DE LA ANSIEDAD Y DE LA INSATISFACCIÓN? VIPASSANA 2ª PARTE

niños meditandoLa premisa básica de la práctica de la meditación Vipassana se puede exponer de manera sencilla. Cada vez que uno aplica en un grado extraordinario la atención plena y la ecuanimidad a la experiencia común esto produce revelación, y también produce algo llamado purificación. El budismo es una forma de ciencia interna. En Occidente se desarrolló una ciencia externa con un vocabulario técnico para describir la realidad física exterior, de una forma en que ninguna otra cultura lo hizo. En el Oriente tienen un vocabulario análogamente preciso y técnico, pero aplicado al mundo interior. Es decir, el mundo de la experiencia subjetiva; escuchar, ver, oler, degustar, el cuerpo emocional y la mente pensante. Ellos desarrollaron una ciencia de estos seis sentidos y se llama Vipassana.

Cuando la cantidad suficiente de atención plena y de ecuanimidad llegan a influir en la experiencia ordinaria, llegamos a la purificación y a la revelación. Y como resultado de la purificación y la revelación, nuestra felicidad intrínseca, nuestro verdadero derecho de nacimiento y realidad espiritual, se destapa y descubrimos que aquello que creíamos que era el mundo de los fenómenos naturales -el mundo del tiempo, el espacio y la materia- resulta ser en realidad un mundo de energía espiritual, y que estamos en contacto con él momento a momento. Ya que, cuando los sentidos se purifican, cuando los conflictos internos -en todos los niveles- se han roto, el flujo de estos sentidos ordinarios se convierte en una oración, un mantra, una canción sagrada, y encontramos que, con el solo hecho de vivir nuestra vida, estamos momento a momento en contacto con la Fuente. En la tradición contemplativa Cristiana esto se conoce como la “la práctica de la presencia de Dios”. En la tradición mística judía se llama “briah yesh me ayn” la experiencia de las cosas (yesh) siendo continuamente creadas (briah) de la nada (no – thing) (ayn), es decir, de Dios.

Para la mayoría de las personas los sentidos son “opacos”. Una ventana esta opaca si está cubierta de hollín; la luz no puede atravesarla. El hollín es el anhelo, la aversión, y la ignorancia. Cuando esto se limpia, los sentidos ordinarios se vuelven literalmente transparentes. Es muy difícil describir cómo es esto. El escuchar vuelve a ser parte del flujo sin esfuerzo de la naturaleza, así mismo pasa con el olfatear, el degustar, las sensaciones corporales, sean estas placenteras, desagradables o neutrales, todas vuelven a ser parte del “aliento de Dios” por así decirlo.

Así que la práctica de la meditación Vipassana significa simplemente ser muy preciso y aceptante momento a momento en cuanto a lo que está sucediendo en su percepción sensorial. Esto puede parecer una práctica trivial. Podríamos preguntarnos “¿Y cuál es la gran cosa? Estoy aquí sentado, así que ahora estoy claramente consciente de una piquiña en mi trasero, o ahora sé que el sonido llama mi atención. ¿Y eso que?”.
Pero cuando todos los componentes de la experiencia se hacen lo suficientemente visibles, cuando hay una claridad cristalina en lo que está sucediendo exactamente momento a momento, entonces los sentidos se hacen literalmente transparentes, es decir, insubstanciales. Y una realidad que está más allá del tiempo y el espacio puede mostrar su brillo. Uno es capaz de hacer contacto con la Fuente en la forma de un “hacer” puro que está moldeando continuamente el tiempo, el espacio, el ser y el mundo. Técnicamente esto se conoce como la “revelación de la impermanencia”. Una vez ha hallamos alcanzado este punto, seguramente, jamás volveremos a estar aburridos.

Si nunca hemos meditado, podemos estar totalmente perdidos respecto al presente tema. Incluso podríamos pensar que estamos balbuceando tonterías. Y hay una buena razón para hacerlo. Para la mayoría de la gente cuando se hacen conscientes de un dolor físico o emocional, ya lo han convertido en sufrimiento al resistirlo. La resistencia empieza en el nivel de procesamiento pre-consciente de cada momento de la experiencia. Así que la idea de que podemos experimentar el malestar sin que sea un problema no tiene sentido para la mayoría de la gente ya que para ellos cada vez que hay malestar hay sufrimiento.

La diferencia entre dolor y sufrimiento y su relación es invisible para la persona promedio por que uno tiene que ver con una especie de “microscopio” -una herramienta expansionara de la conciencia- para observar el dolor una y otra vez con altos estados de concentración hasta podamos empezar a ver que el dolor es una cosa y la resistencia es algo diferente y que cuando ambos se juntan es cuando sufrimos, pero cuando solo hay dolor no sufrimos. El dolor es simplemente parte de nuestra naturaleza.

No requiere de ningún esfuerzo, como las olas que se esparcen en un estanque, como el viento soplando a través de los árboles. Incluso es posible “irse de vacaciones” al interior de nuestro dolor. No tenemos que ir a las montañas o a la playa. Por supuesto que podríamos irnos de vacaciones al interior de nuestro placer o de nuestras sensaciones neutrales. Esto es ejemplo de una revelación. Es algo que no se puede observar a simple vista. Podemos simplemente creer en ello o no. Por otro lado, si observamos el tiempo suficiente con la intensidad suficiente nosotros mismos veremos que es realmente cierto. ¿Y será esto importante? ¡Sólo esperemos hasta la próxima vez que estemos sufriendo y lo sabremos!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s