EL CULTIVO DE LA ATENCIÓN PURA (DOKUSHÔ VILLALBA)

(Síntesis hecha por mí de una conferencia publicada en Youtube del Maestro Zen Dokushô Villalba)

El punto de partida de la búsqueda espiritual de Buda es la AFLICCIÓN: constatación de la aflicción que todos los seres humanos experimentamos por el hecho de estar vivos por el hecho de existir: la principal causa de la aflicción es la IGNORANCIA: no luminosidad, no claro: estado mental confuso, en el que no hay un percepción clara de nuestra verdadera existencia. Para acabar con esa aflicción hay que transformar el estado de ignorancia: velo, niebla que empaña la visión de la verdadera realidad, conocimiento deficiente E IMPRECISO y limitado de la realidad del mundo en el que vivimos, defectuoso. Relato de un hombre que llega ebrio a su casa y confunde la manguera con una enorme serpiente, al día siguiente con un poco más de sobriedad (de cada día) al salir al patio se da cuenta que había destruido la manguera del patio: percepción deficiente con una reacción inadecuada: al no tener clara la verdadera naturaleza de la realidad reaccionamos torpemente y desproporcionadamente, fruto de esa torpeza existencial generamos estados aflictivos tanto en nosotros como en las personas que nos rodean. Gran parte de nuestro proceso cognitivo sucede de forma inconsciente: no entendemos porqué nos pasa lo que nos pasa: no sabemos lo que nos pasa! Somos bio-computadoras que hemos sido programadas a través de la cultura y la genética para percibir la realidad de una determinada manera: no sabemos los códigos de funcionamiento de nuestros programas. Los usuarios sólo “usamos” la computadora. En nuestra vida cotidiana nos sucede lo mismo, hemos recibido ciertas pautas para manejar los diferentes programas, y cuando nos enfrentamos a un momento de bloqueo no sabemos que hacer porque no nos conocemos. Una de las grandes facultades de la atención consciente nos permite tomar consciente de nuestros propios programas/estados inconscientes a nivel emocional, espiritual y mental. Oh monjes, decía Buda, la única forma que los seres se purifiquen para que superen la tristeza y la lamentación que destruyan el dolor y el sufrimiento, para alcanzar el estilo recto de vida, para que consigan el nirvana, la única forma es la práctica de la atención consciente: 1) DURANTE LA MEDITACIÓN; Y 2) EN LA VIDA COTIDIANA.

Nuestra facultad de conocer está sobretodo enfocada/proyectada hacia el exterior (ciencias, realidad objetiva), pero no se ha desarrollado una ciencia de lo subjetivo, del interior. La consciencia (luz eléctrica) es la luz que nos permite ver, pero si miramos la luz en sí no se puede ver, sólo es visible cuando se refleja en los objetos, lo mismo ocurre con la consciencia. El conocimiento viene a través de las sensaciones (impulsos eléctricos) se pone en relación con la memoria y surge el conocimiento. Lo que nos permite tener ese conocimiento es la luz de la consciencia: es algo que lo impregna todo y nosotros participamos de esa luz, y la manifestamos a través del proceso cognitivo.

 ¿Qué es la luz de la consciencia? Para el Budismo, es la pregunta más difícil, todo no es más que consciencia. Esta luz es nuestra naturaleza más intima, y es a través del cultivo de la atención enfocada hacia su origen como se llega a penetrar en la naturaleza de la consciencia. No se puede aprehender, no se puede atrapar conceptualmente. En el Budismo se emplean metáforas para referirse a la consciencia, se dice que se parece a la luz… Todo está bañado e impregnado de consciencia. Incluye la totalidad del espacio y del tiempo, no es un hecho temporal y espacial, más bien, todas las experiencias espacio-temporales están DENTRO de la consciencia. El espacio y el tiempo surgen dentro del campo de la consciencia: es VACUA, NO ES UN OBJETO, NO SE PUEDE DEFINIR, ya que lo abarca todo, incluye los conceptos de ser y de no ser, no se puede encerrar ni definir. ES EL SOPORTE MISMO DE TODO: sin embargo puede ser EXPERIMENTADA EN SU VERDADERA NATURALEZA, HACERSE UNO CON LA FUENTE ORIGINAL DE NUESTRO SER ES LA LUZ DE LA CONSCIENCIA A TRAVÉS DE LA PRÁCTICA MEDITATIVA: TODOS SOMOS CONSCIENCIA, TODOS PARTICIPAMOS DE LA LUZ DE LA CONSCIENCIA, ANIMALES Y PLANTAS, OBJETOS INANIMADOS, IDEAS, FANTASIAS, IMAGENES: SE MANIFIESTA DE DISTINTA FORMA EN CADA UNO DE LOS SERES. LA EXPERIENCIA DE LA ILUMINACIÓN NO ES MÁS QUE LA EXPANSIÓN PLENA DE NUESTRA NATURALEZA DE SERES PENSANTES, CONVIRTIENDO CADA CÉLULA EN PURA LUZ CONSCIENTE: LA LUZ DE LA CONSCIENCIA SE VUELVE CONSCIENTE DE SÍ MISMA EN EL SER HUMANO.

Anuncios

3 comentarios en “EL CULTIVO DE LA ATENCIÓN PURA (DOKUSHÔ VILLALBA)

  1. Me llama la atención que el el maestro Dokushô indique que no se ha desarrollado una ciencia de lo subjetivo, del interior, al respecto estoy leyendo un libro que se titula La música callada, la ciencia de la meditación de William Johnston, en la cual afirma el progreso que se está dando en las últimas decadas por descubrir “científicamente” la capacidad insondable de nuestro cerebro.

    Me gusta

    1. Hola Leandro. Muy interesante y completo compendio de la charla de Villalba. Me permito darte mi interpretación de lo que te llama la atención (la que puede estar equivocada): en la ciencia budista del ser humano no se ha desarrollado tal ciencia por cuanto lo subjetivo, lo interior, se constituye en un límite cuando meditamos. Esto tiene que ver con la doctrina de la vacuidad, y estamos en los ámbitos concienciales. Lo que el occidente llama “la ciencia de la meditación” en realidad se refiere a los aspectos neurológicos de la técnica. La neurociencia occidental se ha ocupado del proceso meditativo con fines ulteriores terapéuticos, y es así como se ha desarrollado el llamado mindfulness o atención plena con los Drs. Kabat-Zin como pionero, Dr. Simon en España, y muchos otros. Estos intentos, todos exitosos, derivan de la meditación Vipassana, que es la instrumental, concentrativa. Hasta ahora no he sabido de intentos exitosos con la medfitación Samadhi o sagrada.

      Muy lindo tu blog. Paso a visitarte varias veces a la semana, aunque mi paso es como lo dice la Biblia: no deja rastros, como la serpiente en la piedra o la nube en el cielo.

      Un abrazo. Pax! Namaste.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.