¿ES POSIBLE HABLAR SOBRE MÍSTICA HOY?

Óculo del Pantheon de Agripa, Roma

     En nuestros tiempos pensamos que la palabra mística está totalmente fuera de nuestro entorno, cuando en realidad sigue muy presente, velada por nuestro “estrés” moderno y por nuestras ansias de poder, tener y ser. Han existido a lo largo de los siglos, tanto en Occidente como en Oriente, hombres y mujeres que han sido “tocados”, pinchados por una fuerza que los trasciende y los hace ser quienes estaban realmente llamados a ser desde que fueron ‘creados’.

El fin de este espacio es justamente tratar de entrar en dichas experiencias y ver la grandeza que somos, que podemos llegar a ser y seremos si nos dejamos conducir por el “Espíritu/espíritu”.

     El deseo de este espacio, es además, presentar una “fenomenología de la espiritualidad humana” más allá de confesiones, de doctrinas, de posturas, de ideologías. Simplemente regidos por el deseo de observar con ecuanimidad la posibilidad de trascendencia que posiblemente somos más allá de los avatares de la historia, y a la vez desde la historia misma.

     Este espacio no estará dedicado exclusivamente a la sabiduría mística cristiana u occidental, sino que tratará de entrar en diálogo, desde nuestra humilde visión, con aquellas tradiciones orientales que desde hace varias décadas han llegado a nosotros y nos muestran que la “plenitud de la revelación” lo invade todo, lo penetra y lo trasciende todo, sin categorizar, sin clasificar, sin dividir, sin parcializarse en una cultura específica o en un ámbito religioso determinado: la fuerza que domina, refresca y da vida a los universos infinitos y posibles no es propiedad de ningún grupo en particular, si fuese así no sería digna de ser llamada fuerza renovadora y refrescante de este ser consciente de ser sentiente que somos. 

Anuncios